Amor Escondido

Eres como un anillo de oro, yo te adoro. Yo te quiero tanto. Tú la quieres, no la abandonas. Por mientas me hago la loca, pretendiendo que tú también me quieres. Te compro unas flores, y se las das. Te digo cosas hermosas, y te retiras. Fingir que lo inventaste, se lo repitas a ella.

Tengo un amor que da fuego al corazón, te lo entrego en tus manos. No te vas a quemar porque, nada lo que te ofrezco te lastimaría jamás. Me quito el corazón, y te lo entrego, porque estar contigo, ya no lo necesito.

Yo siento en mis huesos, que este amor te gustara. Solo tienes que dejarla, y te daría mucho más. Con un anillo de oro, en mi rodilla me pondría. Una casa hermosa, a ti de daría. También el cielo y las estrellas, si podría.

Aunque me digas que no, mi intento no se acabo. Volaría al cielo, y como un regalo, con la luna te conquistaría. Si eso no trabaja, comienzo a cavar un agujero para cualquier país que te gustaría, y te llevaría todos los días.

Nadare el océano por ti, me iré a la guerra por ti,  mataría por ti, no hay una cosa que no haría si quería decir que podría estar contigo. Eres un orgullo para mí. Me lastimaría verte sufrir. Creo que solo con migo estarías completamente feliz, pero te mentí.

Realmente, no tengo mucho que ofrecerte. No tengo dinero, no tengo trabajo, no soy valiente, no siento otra emoción que este amor, no tengo la valentía de decirle al mundo que te amo. No puedo vivir sin ti, porque te di mi corazón.

Sé que no la vas a dejar, porque todo lo que siento por ti, tú sientes por ella. Aunque estés con otra que no es ella. Sé que nunca la vas a olvidar. No dejas a una, ni la otra. Y eso me atonta. Cuando sientes que te quieres salirte de eso, y me pides por ayuda, me quedo callada.

Quise decirte que tanto te amo, pero sé que eso no te va cambiar. Te escucho cuando lloras, cuando te enojas, y cuando estas feliz. Te consejo en cosas y de gente que quiero que dejes ir. Pero nunca te he dicho que las dejes, porque me da miedo que las escojas a ellas sobre mí.

Eres como un anillo de oro, yo te adoro. Te amo tanto. Tú las quieres, no las abandonas. Por mientas me hago la loca, pretendiendo que solamente me quieres a mí. Te mando unas flores para sorprenderte, y tú te sientes feliz. Me da gusta tu sonrisa, y de repente oigo que solo me amas a mí.

 

Advertisements

About this entry